Vestido camisero: una prenda versátil

Esta prenda se ha convertido en un básico atemporal, y es que su facilidad para combinar con diferentes accesorios, nos permite tomarlo como opción para diferentes ocasiones.

El vestido camisero se presenta en diversos tipos de tela, colores y largos. Si estás en un clima cálido, apuesta por algo corto. Si hace un poco más de frío o estás en entretiempo, tendrás el maxi vestido camisero como opción.

Se puede considerar un básico, específicamente cuando hablamos de prendas en tonos neutros o en tela como el denim.

Lo bueno de este tipo de vestido es que, depende de los accesorios, podemos crear un outfit casual o uno más informal.

Por ejemplo, si tomamos el mismo vestido camisero en denim y lo combinamos con unas zapatillas deportivas, tendremos algo para el fin de semana muy relajado. Pero, si tomamos el mismo vestido, le sumamos un lindo cinturón y unos zapatos de tacón, estamos listas para un almuerzo más casual.

Dependiendo de tu tipo de cuerpo puedes o no darle forma. Si necesitas marcar la cintura, súmale un cinturón delgado.

Son muchas las opciones, y por eso te compartimos algo de inspiración.