“Mi clóset está lleno de ropa pero no tengo nada que ponerme”

05_10_W_WEB16_Rack-Shot_O6W1_v7-2.jpg

Típica frase, ¿no? Muchas mujeres se sentirán identificadas con esto. Es probable que hayas repetido esta expresión frente a tu guardarropa, lleno de prendas, y sintiendo que nada te queda bien, que siempre usas lo mismo y que es el clóset más aburrido del mundo.

Te pedimos que te tomes un tiempo para reflexionar con nosotros sobre el por qué puede estar sucediendo esto.

No, la respuesta no es que no tengas el presupuesto de una Kardashian. Se trata más sobre las compras inteligentes y sobre conocer tu estilo personal.

Para guiarte un poco, vamos a mencionarte algunas costumbres y malas costumbres que conllevan a repetir “no tengo nada que ponerme”:

Clóset desordenado:

Lo que no vemos, no lo usamos. Así de sencillo. Es probable que tengas prendas que ni recuerdas haber comprado y, por estar amontonadas en un rincón, ni las usas.

Es importante que ordenes tu guardarropa. Hay diversas formas de hacerlo y cada una según tu estilo de vida o gustos. Por ejemplo: ordenarlo por colores, por estilos, por tipo de tela, por combinaciones o por tipo de prenda.

Esto te ayudará a tener una visión clara de lo que tienes y de cómo lo puedes combinar. Así no tomarás el mismo pantalón o la misma blusa todos los días.

Te puede interesar leer:

¿Cómo mantener un armario ordenado?

Mal dote de básicos:

Sin los básicos, no somos nada. Estas prendas son el soporte de todo buen Fondo de Armario. En Project Glam hemos repetido cientos de veces sobre estas prendas. Y lo seguiremos haciendo porque ¡son realmente importantes!

Sea cual sea tu estilo, estas prendas funcionan para armar outfits a los que luego le sumarás tu toque personal. Tener estas prendas te facilita el armar combinaciones. Ahorras tiempo y dinero.

Si tienes la mayoría de tu clóset con prendas de tendencia, estás en problemas.

Te puede interesar adquirir el eBook:

Básicos del Guardarropa

No saber cuál es tu estilo:

Sabemos que no es tarea fácil. Pero trabajar en nuestro estilo personal nos ayudará a vestir de acuerdo a nuestro gusto, personalidad y estilo de vida. Así, el proceso de compra será exitoso y tendremos prendas que realmente utilizaremos y que no dejaremos en el olvido.

Desconocer tu morfología:

Si no conocemos nuestro tipo de cuerpo, seguiremos comprando prendas que no nos quedarán bien. Serán piezas con las que probablemente no nos sentiremos a gusto y las dejaremos de un lado, limitando todas las opciones de combinaciones.

Te invitamos a leer este artículo:

Identifica el tipo de cuerpo que tienes.