¿Cómo encontrar el vestido perfecto?

pietra-schwarzler-453095-unsplash.jpg

Esta pregunta seguramente nos las hemos hecho más de una vez. Sea que asistiremos a un evento, compromiso social o porque queremos aprovechar la temporada de ofertas.

Siempre les hablamos de realizar compras inteligentes. Pero, ¿qué queremos decir con esto? Pues, que seas capaz de elegir prendas que te favorezcan y a las que puedas sacarle provecho, combinándola con el resto de tu guardarropa y para otras ocasiones.

Y precisamente, haciendo compras inteligentes es que encontraremos el vestido perfecto.

¿Qué debemos tomar en cuenta? Varios aspectos. Entre ellos:

Tu tipo de cuerpo:

Esto es lo primero que debes pensar. Lo importante es vestir tu cuerpo, que la prenda se adapte a ti y no al contrario, ¿cierto?

En Project Glam manejamos 5 formas que, en gran parte, definen la figura de la mujer: triángulo, triángulo invertido, rectángulo, óvalo y reloj de arena.

En este post te dejamos un link con información que te ayudará a identificar tu tipo de cuerpo. Como sabemos que no es tarea fácil, también te invitamos a chequear nuestro curso de Mejoramiento de Imagen Personal o nuestra opción de Asesoría Personalizada.

Sabiendo entonces nuestra morfología, sabremos qué tipo de vestido buscar: con qué corte, qué tela, qué colores, tipo de manga, escote y el largo.

Para qué necesito el vestido:

No es lo mismo comprar una prenda para asistir a una boda de noche que para un bautizo en la mañana. No es lo mismo necesitar un vestido casual que uno formal. De aquí que lo primero sea tener claro para qué necesitamos el vestido, qué tipo de evento o si es para complementar nuestro Fondo de Armario.

Si es para un evento en específico, debes tomar en cuenta el Código de Vestimenta. De aquí que sepas si necesitas un vestido largo, corto, de cierto color o tipo de tela.

Si quieres es comprar algo para tu día a día. Lo mejor es no fijarte 100% en las tendencias, sino es un vestido que puedas seguir utilizando el resto del año y que combine con las prendas que ya tienes en tu clóset. Un vestido básico, pudiese ser.

Si es para un compromiso de día, puedes elegir entre tonos claros, vivos, pasteles, estampados florales.

Mientras que si es para la noche, es preferible que tengas en mente algo en tonos neutros, telas brillantes o más estructuradas.

Talla correcta:

Ni más ajustado ni más holgado. Trata que sea la talla correcta. Si no la encuentras, entonces compra aquel que te quede un poco más ancho y que luego puedas ir a una modista o costurero para que lo ajuste a tu cuerpo.

Pruébatelo:

Es necesario que lo hagas. Tómate el tiempo de probártelo. Una cosa es verlo en un maniquí o en un perchero…y otra muy diferente es verlo en ti.

Tipo de tela:

Si queremos una prenda que perdure, debemos procurar elegir telas de buena calidad. Más allá de una marca costosa, es importante que leamos las etiquetas y sepamos lo que estamos comprando. De qué material es el vestido, qué cuidados necesita.

Existe gran variedad en telas. La elección adecuada estará sujeta a elementos que te mencionamos arriba: tipo de evento y morfología. Hay telas que lucen mejor de día y otras que destacan de noche. Este es el caso del denim para el día y las lentejuelas para la noche, por ejemplo.

También, hay telas que tienen mejor caída que otras. Unas son más gruesas y estructuradas, y otras más sueltas. Unas se ajustan al cuerpo porque son elásticas, y otras son más asedadas. Tu morfología influye en esta decisión de compra.

Color:

Es probable que tengas un color favorito. Y es factible que este tono te guste porque cuando lo luces, te sientes bien con él. La colorimetría es parte de la Imagen Personal. Los colores juegan a favor o en contra, y es por esto que hay tonos que nos hacen ver muy mal y otros que nos hacen destacar y brillar.

Si deseas irte por lo seguro, lo mejor es comprar vestidos en tonos neutros: blanco, negro, gris, azul marino y beige o crema. Estos combinan entre sí y con el resto de los colores. Sirven de base para más capas de prendas y colores.

Si no estás para nada segura de qué color elegir. Apuesta siempre por el negro. El “Little Black Dress” es una prenda básica por excelencia y se recomienda tener en todo guardarropa femenino.

Relación precio/calidad:

Te recomendamos ir con un presupuesto en mente. Debes tener un máximo para estos gastos. Ir con tiempo para ver diferentes opciones y comparar. Además, entender la relación entre la calidad de una prenda y su precio. Puede que veas algo en oferta o a muy bajo precio, pero su costo será alto cuando el vestido sólo te dure 3 lavadas.

Si es básico, mejor:

Si no sabes qué estilo elegir, apuesta por un vestido básico en tonos neutros. Esta prenda será tu aliada en diferentes ocasiones. Le dará un giro con los accesorios y listo.

Aquí puedes ver un outfit con vestido según el tipo de cuerpo.

dress.png