Errores a evitar al lucir leggings

Los leggings son todo un tema de discusión. Sea que adores o detestes esta prenda, pensamos que hay un punto medio, y que todo depende del darle el correcto uso para no terminar siendo un desastre de la moda.

Aquí te explicamos algunos errores que NO debes cometer al llevar leggings:

Transparencias: debes asegurarte que no exista ningún rastro de transparencia. Esto puede estar ocasionado por: la calidad de la tela, su desgaste o por quedarte demasiado ajustado. No solo debes revisar en casa. Esta prenda se puede notar con transparencias ante la luz del sol o ante un flash de cámara.

De color piel: un error fatal más común de lo que piensas. Llevar leggings que se asemejen a tu color de piel solo creará el efecto visual de que no llevas pantalón alguno. El resultado es terrible y escalofriante.

De color blanco: evítalos a toda costa. Por el tipo de material con que están hechos, los leggins resultan muy ajustados y es probable que esta prenda en color blanco transparente todo y deje al descubierto tu ropa interior. Esto no se ve nada elegante.

Demasiado estampado: los leggins en colores muy llamativos o con estampados como el animal print, no se ven nada bien. El resultado puede ser catastrófico, como si estuvieses luciendo un disfraz.

Talla única: sabemos que no comprarías un jean que diga “talla única”, porque existen diferentes tipos de cuerpos y tallas. Lo mismo debes pensar con un leggin. Las tallas únicas solo logran que compres algo pequeño pensando que “igual se estirará y te quedará”. Aquí solo ocurrirá que…la tela se estire al punto de transparentarse.

Usarlo como pantalón: esta prenda debe llevarse con cuidado. Si se luce con una franela corta, puede ocurrir: transparencias que dejen ver toda tu ropa interior, mostrar más de la cuenta, que se marque la celulitis, evidenciar el terrible “camel toe” (esa marca en nuestra zona íntima).

¿Qué te recomendamos?

  • Tener leggings en colores oscuros.
  • Comprar prendas de buena calidad, cuya tela sea gruesa.
  • Usarla con blusas y franelas que cubran, al menos, hasta tus muslos.