Puntas abiertas: cómo evitarlas

Shampoo en el cuero cabelludo: aplica el shampoo en tu mano, mezcla con agua y masajea el cuero cabelludo. Aquí es donde tu shampoo cumple su función. Deja que el resto de la espuma se deslice por tu cabello. No apliques el shampoo en tus puntas.

Acondicionador en las puntas: es importante aplicar este producto, masajear unos minutos (frotar el cabello entre los dedos) y luego enjuaga. Tómate tu tiempo y deja que el acondicionador haga su trabajo. De nada vale solo aplicarlo y lavarlo a los segundos.

Secado con toalla: no frotes tu cabello con fuerza, esto solo lo puede quebrar. Es mejor que enrolles la toalla y vayas ejerciendo presión de arriba hacia abajo para deshumedecer tu cabello.

Cabello húmedo con peine ancho: desenreda tu cabello mientras está húmedo, pero con un peine de dientes anchos. Así evitas quebrarlo.

Corte habitual: es necesario ir a la peluquería no solo como una urgencia, sino como parte del mantenimiento de tu cabello. Cortar las puntas te ayudará a tener un cabello más sano.

Solo el calor necesario: si utilizas secador, plancha o rizadora, procura no aplicar el calor directo en tus puntas. Comienza desde la mitad de tu cabello y aleja la alta temperatura de tus puntas. Evita quemarlas o debilitarlas.