Estilo casual: definición y ejemplos

En artículos anteriores hemos hablado sobre los códigos de vestimenta, y en este post vamos a entrar en detalle sobre un estilo en particular: el casual. A veces, surge la duda sobre cómo vestir casual y no queda claro si se trata de algo informal o un estilo que podemos aplicar para la oficina. ¿Cuáles son las prendas más comunes?, ¿cuándo debemos lucir este estilo? A continuación responderemos estas dudas.

Recuerda que en nuestros cursos compartimos esta información detallada y con ejercicios prácticos. No dudes en darte una vuelta y chequear todo el contenido que tenemos para ti.

El estilo casual tiene como premisa la comodidad, la simpleza y la naturalidad. Todo esto sin dejar de ser acicalada y cuidar los detalles. Es decir, podemos vestir un buen jean y una linda blusa (sin que esta esté desgastada o curtida). Además de la comodidad, este estilo permite imprimir personalidad a tu look al no regirse por reglas estrictas de elegancia.

Entre las piezas que constituyen este estilo casual están: las prendas básicas como el jean, las franelas, blusas, vestidos sencillos y zapatos planos. Los colores suelen ser neutros como el negro, azul, blanco y el gris.

En este estilo los zapatos planos son bienvenidos: desde unos lindos flats hasta los cómodos zapatos deportivos o estilo Converse.

Muchas empresas han incorporado el viernes casual a su código de vestimenta. Debemos tomar en cuenta el tipo de empresa para la que trabajamos y nuestra labor en la misma. Sin embargo, como se trata de un día para ir vestidos más cómodos, puedes apostar por un pantalón de cashmere, lana o gabardina, o hasta jeans que luzcan bien cuidados, y combinarlos con blusas o camisolas, camisetas tipo polo, blazer o suéteres.

El estilo casual se presta para recurrir a los accesorios y darle todo un giro diferente a nuestro look. Así que aprovecha las prendas básicas de tu armario y lúcete con un lindo collar, unos lentes, sombreros o bufandas.

¿Cuándo llevar este estilo? Puedes vestir casual en tu día a día, para ir a comidas, desayunos, eventos sociales de día, ir a visitar a una amiga, ir de compras y hasta para el viernes casual en tu oficina.