Diferencia entre polvo compacto y polvo suelto

Primero debemos tomar en cuenta que, ambos son polvos, solo que uno tiene un proceso de prensado que le proporciona una consistencia diferente. Ahora, sabiendo esto podemos hablar de lo que ofrece cada versión de acuerdo a su formulación:

Los polvos sueltos ofrecen mayor cobertura, esto se debe a que sus partículas físicas son mucho más pequeñas y al aplicarlo en el rostro el resultado es un acabado más impecable. Su efecto en el rostro es leve y más natural de lo que ofrece en polvo compacto. El polvo translúcido permite además sellar el maquillaje que previamente se aplicó con una base. Además, los polvos sueltos son ideales para pieles grasas o mixtas (de normales a grasas) debido a que su textura anula el brillo de las mismas.

Por su lado, el polvo compacto puede ser aplicado con o sin fondo de base de maquillaje, ya que su textura gruesa hace que a piel se vea pareja y aterciopelada. Es recomendable que no utilices polvo compacto sobre tu base (esto puede lucir muy recargado para un maquillaje de diario). Su presentación viene en un estuche resistente, con espejo y con una esponja (perfecto para llevarlo en el bolso). Sin embargo, debemos tener cuidado de no aplicar demasiado producto. El resultado puede acentuar las líneas de expresión y resecar la piel.

Una recomendación es: utilizar polvo suelto para alguna salida especial o para sellar un buen maquillaje. Y el polvo compacto (que nos puede acompañar en el bolso), para retocar maquillaje a mitad del día o para reducir las zonas grasosas de nuestra cara.

polvorostro