La importancia de desarrollar tu estilo personal

Desarrollar un estilo propio es una tarea compleja, muchas veces confundimos el estilo con la moda y nada puede estar más alejado de la realidad. El estilo permanece en el tiempo, es la expresión de tu individualidad, de tu forma de vida, de tus gustos y de tu personalidad; la moda dura 6 meses, cambia cada temporada y está sujeta a la élite que la maneja.

Acercarse a una tienda low cost cada temperada y comprar las piezas más sonadas en las redes sociales no es desarrollar un estilo, es seguir la moda y me atrevería a asegurar que es esconderse detrás de ella, por comodidad a no preguntarte ¿quién eres? Y ¿qué quieres transmitir?

El estilo no solo está asociado a la forma cómo te vistes; la palabra “estilo” es utilizada por movimientos de arte, musicales y literarios, y hace referencia a la forma particular de expresar algo.

En el caso de la imagen el estilo personal surge de conocer quien eres, dónde estás y adonde quiere ir y se mezcla con el reflejo de tu estilo de vida, tus gustos y tus conocimientos. Si, tu estilo eres tú mismo en la profundidad de tu ser y para desarrollarlo y expresarlo debes tener conocimiento de tu individualidad. La ropa no es tu estilo, es una simple manera de expresarlo.

Nos sorprenderíamos de la cantidad de personas que solo se dejan llevar por la vida, que compran lo primero que encuentran o lo que está en oferta, sin coherencia, sin detenerse a pensar ¿esto realmente me gusta? ¿esto es coherente conmigo y con mi vida? ¿me queda bien?

¿Por qué es importante desarrollar un estilo?

Tu estilo personal es tu marca, así de simple y es una forma de ser recordado, de dejar tu huella.

En la vida real tener un estilo de vestir, coherente con tu personalidad, gustos y estilo de vida te puede ayudar a avanzar en el trabajo, conseguir el proyecto que tanto quieres, encontrar pareja o simplemente sentirte bien contigo mismo. Cuando conocemos qué nos gusta y qué nos es útil somos más eficientes a la hora de comprar, porque todo va a girar en torno a un mismo eje, maximizamos nuestras inversiones en ropa y todo nuestro closet combina entre si, reduciendo la frase “no tengo que ponerme”.

Tener estilo no es tener buen gusto o ser elegante, son conceptos totalmente distintos; pero no incompatibles. El estilo conservador, preppy o romántico tiene mucho de buen gusto y de elegancia, en ese caso son compatibles; sin embargo cuando hablamos de alguien que es punk o rockero no estamos hablando de alguien elegante, pero si alguien que tiene mucho estilo. Hay mucha tela que cortar en este tema y muchos estilos por explorar, lo importante es encontrar cuál es el tuyo y desarrollarlo.

Estilos que cambiaron nuestra historia

Ver el estilo desde la perspectiva expuesta anteriormente definitivamente lo desvincula de la palabra superficial, con que ha sido asociado desde hace mucho. Sin embargo, existen muchos ejemplos en la historia de mujeres que cambiaron la historia y la vida de otras mujeres de su época solo con luchar por vivir y vestir a su estilo. Aquí te dejamos dos ejemplos icónicos:

Gabrielle “Coco” Chanel

Coco Chanel revolucionó el mundo, y no me refiero solo al mundo de la moda, me refiero al mundo femenino; esta mujer logró liberar a la mujer de los trajes incómodos que incluían corcetería y voluminosas faldas. Pensó en la practicidad y en la comodidad sin que eso significara estar desarreglada, pero sobre todo impuso su estilo y eso es realmente lo valioso. Es mucho lo que se dice de esta mujer, algunas buenas, otras malas, pero si algo es real es Coco es que fue una muchacha pobre, provinciana, huérfana y sin estudios que solo contó con su instinto y con su estilo para cambiar el mundo. Fue la primera mujer, que durante la década de los 30 se atrevió no solo a usar pantalones, sino también a diseñar y vender pantalones para mujeres.

Chanel pensó en todo, diseño ropa para que las primeras mujeres que salían a trabajar a la calle –producto de la falta de hombres en el mercado laboral por las guerras mundiales- fueran capaces de salir cómodas, femeninas y bellas a la calle y afrontó la gran crisis económica de los años 30, diseñando y vendiendo la primera línea de bisutería, sacando al mercado mundial accesorios de plástico con diseño al alcance de todas las mujeres.

Una vez más ¡Gracias Coco!

Amelia Earhart

Otra mujer que nos enseña que el estilo no es un tema superficial es Amelia Earhart, la primera mujer piloto que cruzó el Océano Atlántico. Amelia no solo tiene méritos por saber manejar un avión, Amelia también tuvo mucha influencia en el mundo femenino, imponiendo estilo y cambiando parámetros para mujeres. Posó para la revista Vogue, fue editora de la revista Cosmopolitan y desarrollo su propia línea de ropa inspirada en su estilo aviador, sacando del lado masculino estás piezas que habían sido reservadas para ellos durante muchos años, las ganancias que salieron de esta le permitieron financiar algunas de sus expediciones. Amelia pudo ser modelo, pero fue piloto, sin embargo nunca dejó de lado su pasión por ese mundo y lo pudo compaginar.

Explora, experimenta, conócete y desarrollar tu propio estilo, sea el que sea pero que refleje tu personalidad, que te haga sentir cómoda y que te represente.